Es cierto que la computación en la nube trae excelentes beneficios para las empresas y usuarios en general, pero también hay una serie consideraciones que debemos de tener al momento de decidir si vamos a estar en la nube, ya sea con Microsoft Azure o cualquier otro proveedor, a continuación te expongo una serie de puntos para que estés más consciente de esto:

BENEFICIOS

  • Prestación de servicios a nivel mundial: Las infraestructuras de cloud computing proporcionan mayor capacidad de adaptación, recuperación completa de pérdida de datos (con copias de seguridad) y reducción al mínimo de los tiempos de inactividad.
  • Una infraestructura de 100%: Cloud computing permite al proveedor de contenidos o servicios en la nube prescindir de instalar cualquier tipo de software, ya que éste es provisto por el proveedor de la infraestructura o la plataforma en la nube. Un gran beneficio del cloud computing es la simplicidad y el hecho de que requiera mucha menor inversión para empezar a trabajar.
  • Implementación más rápida y con menos riesgos: Ya que se comienza a trabajar más rápido y no es necesaria una gran inversión. Las aplicaciones del cloud computing suelen estar disponibles en cuestión de días u horas en lugar de semanas o meses, incluso con un nivel considerable de personalización o integración.
  • Actualizaciones automáticas: Actualizaciones que no afectan negativamente a los recursos de TI. Al actualizar a la última versión de las aplicaciones, el usuario se ve obligado a dedicar tiempo y recursos para volver a personalizar e integrar la aplicación. Con el cloud computing no hay que decidir entre actualizar y conservar el trabajo, dado que esas personalizaciones e integraciones se conservan automáticamente durante la actualización.
  • Uso eficiente de la energía: En este caso, a la energía requerida para el funcionamiento de la infraestructura. En los centros de datos tradicionales, los servidores consumen mucha más energía de la requerida realmente. En cambio, en las nubes, la energía consumida es sólo la necesaria, reduciendo notablemente el desperdicio.

CONSIDERACIONES

  • Centralización:  La centralización de las aplicaciones y el almacenamiento de los datos origina una interdependencia de los proveedores de servicios.
  • Disponibilidad: La disponibilidad de las aplicaciones está sujeta a la disponibilidad de acceso a Internet.
  • Seguridad: Los datos “sensibles” del negocio no residen en las instalaciones de las empresas, lo que podría generar un contexto de alta vulnerabilidad para la sustracción o robo de información.
  • Confiabilidad de los servicios: Dependen de la “salud” tecnológica y financiera de los proveedores de servicios en nube. Empresas emergentes o alianzas entre empresas podrían crear un ambiente propicio para el monopolio y el crecimiento exagerado en los servicios.
  • Escalabilidad a largo plazo: A medida que más usuarios empiecen a compartir la infraestructura de la nube, la sobrecarga en los servidores de los proveedores aumentará, si la empresa no posee un esquema de crecimiento óptimo puede llevar a degradaciones en el servicio.
  • Privacidad: La información queda expuesta a terceros que pudieran copiarla o acceder a ella.

Sigueme en Twitter @vmorenoz

¿Te gustó este artículo? Únete a Facebook en MicrosoftLand

Deja un comentario